INCENDIOS: OPERACIONES AÉREAS NOCTURNAS SON DE MUCHO RIESGO Y POR AHORA NO SE PUEDEN HACER EN CHILE

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 26 segundos

Por Javiera Silva

Condiciones de vuelo, humedad y características del territorio nacional hacen que aplicar una medida así, resulte imposible y de mucho riesgo. La experiencia internacional indica lo mismo.

Cada vez que el país, enfrenta alguna situación de emergencia, comienzan a aparecer las soluciones milagrosas, ¿Porque se no se aprovecha la oscuridad de la noche para apagar los incendios desde el aire?. Desde arriba se ven muy bien las zonas con fuego, mejor incluso que de día. Dirían algunos.

Sebastián Hernández. Ingeniero en Prevención de Riesgos, nos señala que «es procedente considerar que las labores de extinción de incendios forestales son una actividad de mucho riesgo y si se trata de operaciones aéreas es aún mayor. Más complejo aun en un vuelo nocturno el que además se realizará en zonas en donde hay muy poca luz y otras con alta concentración lumínica. Suficiente para que el ojo humano se encandile, alterando su percepción de las condiciones del terreno. Explicado así, se entiende que el remedio puede salir peor que la enfermedad».

Se puede caer un avión
Para Sebastián Hernández, el problema de pedir operaciones aéreas nocturnas, configura un elevando riesgo de accidentabilidad de la aeronave. Esto sería razón suficiente para descartarlo de plano. «En materia de probabilidad de accidentes, estamos ante un manifiesto peligro que el propio vuelo que está apagando el incendio termine cayendo en el terreno y ocasione otro incendio más grande». Señala el experto.

«Quienes opinan que es posible realizar una operación aérea nocturna, consideran las condiciones de aumento de la humedad y de disminución de la temperatura. Pero a lo anterior se le debe agregar otra consideración; asumiendo el riesgo que esto implica, en Chile, estas operaciones solo pueden realizarse en un porcentaje muy bajo de los incendios forestales. Tiene que ser en sectores no congestionados, es decir, que no contengan elementos, estructuras o personas. La irregularidad de nuestros terrenos, la presencia de antenas y hasta construcciones, pueden constituir otro riesgo para la aeronave. Creo que lo mas sensato, que antes de proponer solucines magicas, es procedente preguntarle a CONAF. Ellos estan en el día a día con los incendios forestales, mínimo una cuota de consideración al trabajo que ellos realizan». Concluye el ingeniero en prevención de riesgos.

¿Y en otros países?
A nivel internacional, el combate aéreo de los incendios forestales en condiciones nocturnas no constituye una habitualidad, más bien tiene el carácter excepcional. En Estados Unidos, se focaliza la este tipo de operaciones principalmente en el sur de California y en Australia en el Estado de Victoria.

Redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *